PULMICORT 

Suspensión para nebulizar

BUDESONIDA


FORMA FARMACÉUTICA Y FORMULACIÓN

Cada envase de Suspensión contiene:

Budesonida (micronizada)     0.250 mg

Vehículo, c.b.p. 2 ml.

Budesonida (micronizada)     0.500 mg

Vehículo, c.b.p. 2 ml.

 

INDICACIONES TERAPÉUTICAS

Antiinflamatorio esteroideo.

PULMICORT® está indicado para pacientes con asma bronquial, que requieren tratamiento de ­mantenimiento con glucocorticoides para el control de la inflamación subyacente de las vías respiratorias.

 

FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA

Farmacocinética:

Absorción: En adultos la biodisponibilidad sistémica de budesonida después de la administración de PULMICORT® por medio de un nebulizador de aire comprimido es aproximadamente 15% de la dosis nominal y 40-70% de la dosis depositada. Una pequeña fracción proviene del medicamento deglutido.

La concentración plasmática pico se logra a los 10-30 min después del inicio de la nebulización y es aproximadamente 4 nmol/l, después de una dosis única de 2 mg.

Distribución: Budesonida tiene un volumen de distribución de aproximadamente 3 l/kg. La fijación a proteínas plasmáticas varía entre 85-90%.

Biotransformación: Budesonida experimenta un amplio grado (aproximadamente 90%) de biotransformación en el hígado a 6 ß-hidroxibudesonida y 16 a-hidroxiprednisolona, metabolitos con actividad esteroidea menor de 1% de budesonida.

El metabolismo de budesonida es mediado principalmente por la enzima CYP3A4, una subfamilia del citocromo P-450.

Eliminación: Los metabolitos de budesonida se excretan como tal o en su forma conjugada vía renal. No se ha detectado budesonida pura en la orina. La depuración sistémica de budesonida es alta (aproximadamente 1-2 l/min) en adultos sanos y la vida media final de budesonida, después de una dosis I.V. es en promedio 2-3 horas. La cinética de budesonida es proporcional a la dosis.

Niños: En niños asmáticos de 4-6 años, la biodisponibilidad sistémica de budesonida después de la administración de PULMICORT® por medio de un nebulizador de aire comprimido es de aproximadamente 6% de la dosis nominal y 26% de la dosis depositada al paciente. La biodisponibilidad sistémica en niños es más o menos la mitad que en adultos sanos.

La concentración plasmática pico se logra aproximadamente a los 20 min después del inicio de la nebulización y es de aproximadamente 2.4 nmol/l después de una dosis única de 1 mg en niños asmáticos de 4-6 años.

Budesonida tiene una depuración sistémica de aproximadamente 0.5 l/min en estos niños. Por kilogramo de peso corporal, los niños tienen una depuración más o menos de 50% mayor que la de los adultos. La vida media final de budesonida después de una inhalación es alrededor de 2.3 horas en niños asmáticos. Esto es similar a la vida media en adultos sanos.

La exposición (Cmáx y ABC) de budesonida después de la administración de una dosis única de 1 mg por nebulización a niños de 4-6 años, se compara con la de adultos sanos, cuando se les administra la misma dosis depositada con el mismo tipo de nebulizador.

Farmacodinamia:

Efecto antiinflamatorio tópico: Budesonida es un glu­cocorticoide con un gran efecto antiinflamatorio ­local.

El mecanismo de acción de budesonida, aún no se entiende completamente. Efectos antiinflamatorios que involucran a los linfocitos T, eosinófilos y mastocitos, como la inhibición de la liberación de los mediadores de la inflamación y la inhibición de la respuesta ­inmune mediada por citocinas, probablemente son ­importantes. La potencia intrínseca de budesonida, medida como el grado de afinidad para el receptor glucocorticoide,
es aproximadamente 15 veces mayor que la de prednisolona.

Un estudio clínico en asmáticos comparó la budesonida inhalada y oral en concentraciones plasmáticas similares, demostrando evidencia estadísticamente significativa de la eficacia de la budesonida inhalada comparada con el placebo.

Además, el efecto terapéutico de las dosis convencionales de budesonida inhalada pueden explicarse en gran medida por su acción directa sobre el tracto respiratorio.

Budesonida ha mostrado efectos antianafilácticos y antiinflamatorios en estudios de provocación tanto en animales como en pacientes, lo cual se manifiesta por la disminución en la obstrucción bronquial tanto en las fases temprana como tardía de la reacción ­alérgica.

Exacerbaciones del asma: Budesonida inhalada, administrada una o dos veces al día, ha sido efectiva para la prevención de exacerbaciones del asma, tanto en adultos como en niños.

Asma inducida por ejercicio e hiperreactividad de las vías aéreas: El tratamiento con budesonida una o dos veces al día ha demostrado su eficacia en la prevención del asma inducida por el ejercicio. Se ha demostrado que budesonida reduce la respuesta a metacolina e histamina en pacientes con hiperreactividad de las vías aéreas.

Crecimiento: Tanto el asma como los glucocorticoides inhalados pueden afectar el crecimiento. Se ha estudiado el efecto de PULMICORT® en 519 niños (ocho meses a nueve años) en tres estudios abiertos, prospectivos y aleatorios.

En general no se encontró ninguna diferencia estadísticamente significativa en el crecimiento de los niños tratados con PULMICORT® y los manejados con tratamiento antiasmático convencional. Dos estudios (n = 239 y 72, respectivamente) mostraron un aumento de 7 y
8 mm en el crecimiento de los niños tratados con ­PULMICORT® en comparación con los niños manejados con tratamiento antiasmático convencional (diferencia no estadísticamente significativa), mientras que en otro estudio (n = 208) el crecimiento en el grupo tratado con PULMICORT® fue 8 mm menor.

 

CONTRAINDICACIONES

Hipersensibilidad conocida a la budesonida o a alguno de los componentes de la fórmu­la, embarazo, lactancia y niños menores de un año.

 

PRECAUCIONES GENERALES

PULMICORT® no es un medicamento para el alivio rápido de los síntomas de broncospasmo en una crisis asmática. En estos casos, se requiere un broncodilatador inhalado de acción corta (Bricanyl® Turbuhaler®). Si el paciente siente que el tratamiento con un broncodilatador de acción corta no le alivia los síntomas satisfactoriamente o si necesita más inhalaciones de lo normal debe buscarse atención médica. En esta situación el médico debe considerar aumentar la terapia antiinflamatoria; por ejemplo, aumentar la dosis de budesonida o dar un ciclo corto de corticosteroides orales.

Se debe tener especial cuidado en pacientes que se están transfiriendo de glucocorticoides sistémicos, ya que podrían continuar con riesgo de deterioro de la función suprarrenal durante un tiempo considerable. Los pacientes que han requerido terapia de emergencia con dosis altas de glucocorticoides o un tratamiento prolongado con la dosis más alta recomendada de glucocorticoides inhalados también están en riesgo. Estos pacientes pueden presentar signos y síntomas de insuficiencia suprarrenal si están expuestos a estrés ­severo. Se debe considerar la posibilidad adicional de glucocorticoides sistémicos durante periodos de estrés o cirugía electiva.

Algunos pacientes sienten malestar general inespecífico durante la fase de retiro como dolores musculares y articulares. En raras ocasiones, síntomas como cansancio, cefalea, náusea y vómito ocurren, si esto sucede deberá sospecharse de un efecto de deficiencia general de esteroides.

En estos casos un incremento temporal de la dosis de esteroides orales es a veces necesario.

Durante el reemplazo de los corticosteroides ­sistémicos, se pueden desenmascarar otras enfermedades ­alérgicas como rinitis alérgica o dermatitis atópica, previamente controladas con la terapia sistémica. Estas alergias deben ser controladas con tratamiento sintomático con antihistamínicos y/o preparaciones tópicas.

La insuficiencia hepática puede afectar la eliminación de los corticosteroides. Esto puede tener importancia clínica en pacientes con falla hepática grave.

Estudios in vivo han mostrado que la administración oral de ketoconazol e itraconazol (inhibidores conocidos de la actividad CYP3A4 en el hígado y en la ­mucosa intestinal, véase Interacciones medicamentosas y de otro género) puede causar un incremento de la exposición sistémica de budesonida. Esto tiene poca importancia clínica en tratamientos cortos (1-2 semanas), pero debe ser considerado durante tratamientos ­largos.

Se necesita especial cuidado en pacientes con tubercu­losis pulmonar.

Los efectos locales y sistémicos a largo plazo de PULMICORT® en humanos no se conocen a fondo. Para el tratamiento de mantenimiento se debe titular la dosis a la menor dosis efectiva una vez que se ha controlado el asma. El médico debe vigilar con cuidado el crecimiento en niños y adolescentes que toman corticosteroides por cualquier vía de administración y evaluar los beneficios del tratamiento esteroideo y el control del asma contra la posibilidad de supresión del ­crecimiento.

Efectos en la habilidad para conducir u operar maquinaria: PULMICORT® no afecta la habilidad para conducir y emplear máquinas.

 

RESTRICCIONES DE USO DURANTE EL EMBARAZO Y LA LACTANCIA

Los resultados de un estudio epidemiológico prospectivo y la experiencia poscomercialización no mostraron efectos adversos de budesonida en el embarazo o en la salud del feto/neonato.

Como con todos los medicamentos, la administración de budesonida durante el embarazo, debe considerarse sólo si los beneficios para la madre sobrepasan los posibles riesgos para el producto. Se deben considerar las dosis bajas de budesonida inhalada para el tratamiento del asma durante el embarazo, por su menor frecuencia de efectos sistémicos comparada con la dosis oral de glucocorticoides requeridas para alcanzar respuestas pulmonares similares.

Actualmente no hay información respecto al paso de budesonida hacia la leche materna humana.

 

REACCIONES SECUNDARIAS Y ADVERSAS

Estudios clínicos, reportes de la literatura y experiencia poscomercialización sugieren que las siguientes reacciones adversas pueden ocurrir:

Común (> 1/100,< 1/10): Leve irritación de la garganta, tos y disfonía.

Infección orofaríngea por Candida.

Rara (> 1/10,000,<1/1,000): Reacciones ­inmediatas y tardías de hipersensibilidad, incluyendo erupción (rash), dermatitis por contacto, urticaria y ­angioedema.

Nerviosismo, inquietud, depresión y alteraciones en el comportamiento.

Lesiones de la piel.

En raras ocasiones y por un mecanismo desconocido, los medicamentos inhalados pueden causar broncospasmo.

En casos aislados, signos y síntomas de un efecto sistémico glucocorticoide, incluyendo hipofunción de la glándula suprarrenal y retraso en el crecimiento, ­pueden ocurrir con glucocorticoides inhalados, probablemente dependiendo de la dosis, el tiempo de administración, la exposición previa o concomitante a esteroides sistémicos y la sensibilidad individual.

En algunos casos se observó irritación de la cara con el uso de la mascarilla del nebulizador. Lavarse la cara des­pués?de la inhalación evita este problema.

 

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y DE OTRO GÉNERO

No se ha observado ninguna interacción entre budesonida y otros medicamentos usados en el tratamiento del asma. El metabolismo de budesonida es mediado principalmente por la enzima CPY3A4, una subfamilia del citocromo P-450. Inhibidores de esta enzima como el ketoconazol e itraconazol, puede incrementar la exposición sistémica de budesonida (véase Precauciones ­generales).

A dosis recomendadas, cimetidina tiene un efecto leve pero clínicamente no significativo sobre la farmacocinética de la budesonida oral.

 

ALTERACIONES EN LOS RESULTADOS DE PRUEBAS DE LABORATORIO

Hasta la fecha no se han reportado alteraciones en las pruebas de laboratorio.

 

PRECAUCIONES EN RELACIÓN CON EFECTOS DE CARCINOGÉNESIS, MUTAGÉNESIS, TERATOGÉNESIS Y SOBRE LA FERTILIDAD

Los resultados de estudios de toxicidad aguda, subaguda y crónica muestran que los efectos sistémicos de budesonida, como reducción en el aumento de peso y atrofia de los tejidos linfáticos y de la glándula suprarrenal, son menos graves o similares a los observados después de la administración de otros corticosteroides.

Budesonida, evaluada en seis sistemas de prueba diferen­tes, no mostró efectos mutagénicos o clastogénicos.

Los cambios hepáticos (neoplasias primarias hepatocelulares), encontrados en ratas macho en el estudio carcinogénico original, se observaron nuevamente en uno de dos estudios subsecuentes con budesonida al igual que con glucocorticoides de referencia. Estos efectos están probablemente relacionados con un efecto a nivel del receptor y por consecuencia representan un efecto de clase.

La experiencia clínica disponible muestra que no ­existen indicaciones de que budesonida u otros glucocorticoides induzcan gliomas cerebrales o neoplasias primarias hepatocelulares en el hombre.

 

DOSIS Y VÍA DE ADMINISTRACIÓN

La dosificación de PULMICORT® es individual y se debe titular paulatinamente hasta la menor dosis efectiva de mantenimiento, una vez logrado el control del asma.

La administración puede ser una o dos veces al día. Se puede usar la dosificación de una vez al día para dosis diarias entre 0.250 y 1.0 mg.

Dosis inicial recomendada:

Adultos y > 65 años: 1 a 2 mg dosis total diaria.

Niños mayores de un año: 0.250 a 0.500 mg dosis total diaria. En pacientes que toman glucocorticoides orales, se puede considerar el uso de una dosis mayor de inicio ejemplo: 1 mg dosis total diaria.

Mantenimiento: En todos los pacientes es deseable titular la dosis hacia la menor dosis efectiva de mantenimiento una vez logrado el control del asma.

Rango de dosis en mantenimiento:

Adultos y > 65 años: 0.500 a 4 mg dosis total diaria. En casos muy severos la dosis puede incrementarse aún más.

Niños mayores de un año: 0.250 a 2 mg dosis total diaria.

Dosificación una vez al día: Se puede considerar la dosificación de una vez al día tanto en pacientes adultos como en niños que necesitan dosis de mantenimiento entre 0.250 mg y 1.0 mg diarios. Se puede iniciar la dosificación una vez al día en pacientes que no han usado esteroides inhalados previamente y en pacientes que ya estaban controlados con otros glucocorticoides inhalados.

La administración puede ser por la mañana o por la noche. En caso de que el asma se deteriore se debe aumentar la dosis y dividirla.

Inicio del efecto: Se puede observar una mejoría en el control del asma con la inhalación de PULMICORT® después de tres días aproximadamente, aunque el efecto máximo generalmente se logra en 2-4 semanas. La máxima mejoría en la función pulmonar se obtiene después de tres a seis meses.

Pacientes dependientes de esteroides orales: PULMICORT® puede permitir una reducción ­significativa o hasta una suspensión de glucocorticoides orales de mantenimiento sin afectar el control del asma o hasta mejorarlo.

Al inicio se administra PULMICORT® en conjunto con el esteroide oral usado anteriormente. Después de aproximadamente una semana se reduce la dosis oral gradualmente hasta llegar al nivel más bajo tolerado. Se hace hincapié en recomendar una reducción muy paulatina del esteroide oral.

En muchos casos, es posible sustituir completamente el esteroide oral con PULMICORT®.

Durante el retiro, algunos pacientes pueden experimentar síntomas de supresión sistémica de corticosteroides como dolores musculares y articulares, astenia, adinamia y depresión, no obstante se mantiene o se mejora la función pulmonar.

El médico debe motivar a estos pacientes para seguir con PULMICORT® y vigilar datos objetivos de insuficiencia suprarrenal.

En caso de encontrar evidencia de insuficiencia suprarrenal, se debe incrementar la dosis del corticosteroide oral temporalmente, para después seguir con el retiro, pero más lentamente. Durante periodos de estrés o una exacerbación severa del asma, los pacientes en retiro gradual pueden requerir tratamiento suplementario con corticosteroides sistémicos.

División de la dosis y opciones para la mezcla con otros líquidos: PULMICORT® puede mezclarse con solución salina 0.9% y con soluciones para nebuli­zar de terbutalina, salbutamol, fenoterol, ­acetil­cisteína, cromoglicato de sodio o bromuro de ipratropio. La mezcla puede ser utilizada dentro de los primeros 30 minutos.

Las unidades de dosis (envases) se pueden dividir para ajustar la dosis exacta a administrar. La unidad de ­dosis está marcada con una línea (PULMICORT 0.250 mg/ml y 0.500 mg/ml únicamente).

Esta línea indica el ­volumen de 1 ml cuando la unidad de dosis se mantiene hacia abajo. Si sólo se usará 1 ml, vacíe el contenido hasta que la superficie del líquido alcance el nivel de la línea indicadora.

Almacene los envases en el sobre de aluminio, protegidos de la luz. Los envases abiertos deben usarse dentro de las primeras 12 horas.


 

Nebulizador: PULMICORT® debe administrarse a través de un nebulizador, equipado con una mascarilla o una boquilla, conectado a un compresor de aire, con un flujo de 5-8 l/min. El volumen de líquido en el nebulizador debe ser de 2 a 4 ml.

Nota: Es importante insistir al instruir al médico y/o paciente para que recuerden que:

          Los nebulizadores ultrasónicos no son aptos para la administración de PULMICORT® y por consecuencia no se recomiendan.

          Se debe mantener el nebulizador en buen estado de limpieza y mantenimiento, según las instrucciones del proveedor.

          PULMICORT® Suspensión para nebulizar puede mezclarse con solución salina 0.9% y con soluciones para nebulizar como terbutalina, salbutamol, cromoglicato de sodio e ipratropio.

          Se debe enjuagar la boca con agua después de cada dosificación para minimizar el riesgo de aftas orofaríngeas.

          Para prevenir irritación se recomienda enjuagar la cara con agua después del uso de la mascarilla.

 

 

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACIÓN O INGESTA ACCIDENTAL

Caja con cinco envases de 2 ml en sobre de aluminio con 0.250 mg y 0.500 mg de budesonida.

Caja con 20 envases de 2 ml en sobre de aluminio con 0.250 mg y 0.500 mg de budesonida.

 

PRESENTACIONES

Caja con cinco envases de 2 ml en sobre de aluminio con 0.250 mg y 0.500 mg de budesonida.

Caja con 20 envases de 2 ml en sobre de aluminio con 0.250 mg y 0.500 mg de budesonida.

 

RECOMENDACIONES SOBRE ALMACENAMIENTO

Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C. No se congele. Los envases abiertos deberán usarse antes de transcurridas 12 horas. Conserve los envases que no han sido abiertos dentro del sobre de aluminio, protegidos de la luz. Los envases contenidos en el sobre de aluminio una vez que ha sido abierto, deberán ser usados antes de transcurridos tres meses.

 

LEYENDAS DE PROTECCIÓN

No se deje al alcance de los niños.
Su venta requiere receta médica.
Literatura exclusiva para médicos.

 

Hecho en Suecia por:

AstraZeneca AB

Acondicionado y distribuido por:

AstraZeneca, S. A. de C. V.

 Reg. Núm. 001M99, SSA IV

AEAR-04330020510039/RM2005